El nacimiento de Cofarca

En un momento de cambio donde las especialidades farmacéuticas ganaban terreno a la tradicional elaboración de fórmulas magistrales en las reboticas, los farmacéuticos decidieron apostar por asumir la comercialización del ciclo del medicamento, enfrentándose juntos a la actividad abusiva que en este sentido desarrollaban los drogueros almacenistas. De esta forma llega el movimiento cooperativista farmacéutico a la provincia de Las Palmas, con el objetivo de plantar cara a la situación y caminar juntos en la defensa del papel farmacéutico.

El domingo 10 de marzo de 1935 es cuando un grupo de farmacéuticos se dan cita en el Círculo Mercantil, en la Plaza de San Bernardo de Las Palmas de Gran Canaria, y constituyen la Cooperativa Farmacéutica Canaria, la primera empresa de distribución farmacéutica de Canarias. Muchos son los nombres a recordar en esta primera junta constitutiva, entre ellos la primera Junta Rectora: D. Cayetano González Roca, presidente; D. Manuel Blanco Hernández, contador; D. Miguel Velázquez García, tesorero; D. José Cárdenes López, secretario; y D.Francisco Arencibia Cabrera, D. Manuel Hernández Guerra y D. Rafael Barbosa Ponce como vocales.

La Cooperativa nace en un pequeño local de apenas 35 metros cuadrados de la calle Perdomo nº 17, esquina con la calle Lagunetas, en Las Palmas de Gran Canaria. Las previsiones iniciales se desbordan, siendo necesario un cambio de emplazamiento en diciembre de este mismo año a un local más grande de 215 metros cuadrados, en la calle Viera y Clavijo.

 

 

 

 

 

Los primeros años

Fueron años difíciles marcados por la Guerra Civil española y el convulso panorama internacional que desembocaría en la II Guerra Mundial. Las interrupciones en el suministro y la escasez de mercancías, unidos a la lejanía y la insularidad, afectaban al desarrollo de la Cooperativa. En una época marcada por el hambre y restricciones, la Cooperativa, además de distribuir medicamentos, se encargó del reparto de leche en polvo y condensada, azúcar, aceite de oliva, vino de Jerez y aguarrás, demostrando estar al servicio de las farmacias y de la sociedad canaria en general.
 
A pesar de todo, se seguían dando pasos firmes y la organización del trabajo se vuelve más amplia con el fin de alcanzar mayor eficacia en el servicio. Resultaron fundamentales las personas que colaboraban en la distribución de la mercancía. En Las Palmas de Gran Canaria, buena parte del reparto a las oficinas de farmacia estaba en manos de ‘Antoñito, el Tartanero'. Los pedidos llegaban a los pueblos a través de los populares ‘Coches de Hora', mientras que los envíos a Lanzarote y Fuerteventura se hacían mediante los ‘Correíllos'. A estos medios de transporte, se unió posteriormente una pequeña flota de bicicletas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Crecimiento de los años 50 a los 70

El continuo crecimiento hizo preciso un nuevo almacén mucho más grande, ubicado en la Avenida General Franco, posteriormente, Primero de Mayo, inaugurado en el año 1957.

El funcionamiento de la Cooperativa hace que poco a poco vayan incorporándose sistemas más modernos de trabajo, que en estos años ve desfilar por sus despachos las primeras máquinas de escribir, la primera centralita telefónica o la adquisición de los primeros furgones de Cofarca. Además, los resultados favorables alcanzados en el servicio de distribución a Las Palmas de Gran Canaria y Telde con los furgones que posee Cofarca son notables, por lo que se amplían las rutas a zonas sur y norte de la isla. Para ello se adquieren nuevos vehículos y las primeras motocicletas, que acabarán sustituyendo a las bicicletas.

Desde comienzo de los sesenta empiezan a manifestarse signos de estrechez en las dependencias del almacén en la Avenida General Franco. En una posición de dominio cada día más fuerte, Cofarca se encuentra con que el edificio que se pensó que iba a ser para un largo tiempo se ha hecho pequeño. Se proyecta el traslado de la Cooperativa adquiriendo un nuevo terreno en el Secadero, donde se encuentra la sede actual de Cofarca.

Fue en 1978 cuando se verifica el traslado a la sede actual, situada en la calle Farmacéutico Francisco Arencibia Cabrera nº 2, en El Secadero, que conforma un edificio de tres plantas con una superficie de 17.114 m2.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Progreso tecnológico y logístico desde los años 80

Las nuevas instalaciones supondrán el inicio de una nueva etapa marcada por la robotización. Este moderno edificio es testigo de las primeras incorporaciones en tecnología y logística, tales como el trabajo con ordenadores y las estanterías dinámicas, que suponen un gran avance en la época y una gran mejora en la mecanización del despacho de mercancía.

IBM, Cifsa o Profarco son las empresas proveedoras de los primeros programas informáticos de contabilidad, gestión de pedidos, facturación y rotación de stock, que mejoran significativamente todo el proceso de gestión interno de la Cooperativa.

La constante actualización con­lleva la instalación de neveras en los furgones para mantener la cadena del frío de los medicamentos, contratar emergentes compañías aéreas insulares para cubrir los envíos a Lanzarote y Fuerteventu­ra, adquirir un aparato de radiofrecuencia, redactar el Libro Blanco de la empresa, crear un logotipo propio, apostar por las transmisiones mediante RDSI e Infovía, la telefonía móvil y hasta Banca Virtual.

La década de los 90 se centra en la implantación de un robot en almacén, que supone el paso a una nueva era en Cofarca. La empresa Knapp será la encargada de su instalación, un proceso que durará varios años y que se irá ampliando sucesivamente con la incorporación de los sistemas más modernos: autómatas de distinta rotación, desapiladora, tapadora, flejadora, etc. Esto supone un gran avance para la Cooperativa, alcanzando una ansiada automatización para el almacén de Cofarca.

Otro hito tecnológico muy importante para Cofarca fue la implantación de SAP en 2008. La instalación de este software, líder mundial en sistemas de gestión empresarial, ha sido uno de los mayores avances tecnológicos que ha tenido la Cooperativa, porque no se trata solo de una aplicación informática, sino de una filosofía de trabajo orientada al control de los procesos productivos y a la minimización de los errores mediante la trazabilidad total de operaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualidad y proyección de futuro

Actualmente somos una de las empresas más importantes de Canarias y la primera empresa en distribución farmacéutica de las islas. Somos una cooperativa que distribuye diariamente a más de 370 farmacias. Con 32 rutas de transporte abastecemos en 2 servicios diarios a las farmacias de Gran Canaria y en 1 diario a las farmacias de Lanzarote y Fuerteventura. Disponemos de unas instalaciones de más de 22.000 metros cuadrados de superficie productiva y más de 30.000 referencias en stock, generando más de 200 empleos directos e indirectos. Contamos con uno de los almacenes más modernos de Canarias, con una alta automatización en el almacén y los sistemas más punteros en tecnología logística.

Nuestra posición de liderazgo en el mercado canario nos obliga a seguir mejorando cada día, apostando por la calidad en nuestros servicios y procesos en todo momento. Se presentan nuevos tiempos que traen consigo nuevas inquietudes y desafíos que conquistar y debemos mantener, ahora más que nunca, nuestro carácter flexible y nuestra gran adaptabilidad a las exigencias de un mercado en constante evolución.

Somos conscientes de la gran responsabilidad que tenemos en nuestra actividad diaria, teniendo así un papel fundamental en la sociedad y en la sanidad canaria. Por ello, nuestro principal objetivo es y seguirá siendo trabajar con ilusión, esfuerzo y motivación bajo el firme compromiso de ayudar a las farmacias en su labor, de la mano de una inmejorable atención y asesoría profesional.

Estamos convencidos de que el ingrediente clave en el desarrollo de nuestra historia es el papel y la entrega constante que todos sus socios, sus propietarios y sus empleados, han jugado para hacer de nuestra cooperativa una de las empresas más importantes de Canarias.